divendres, 25 de setembre de 2009

Magdalena en la cadena de montage

Ante todo me disculpo por no ser conocedor del tema, y por los gazapos de intelectualoide que pueda cometer, pero ante tal hecho no pensaba quedarme callado.

Paola, entrevistada por 20 minutos: "ya no busca, me buscan", ella forma parte de un contexto, esta ubicada por el tiempo, y su decision ante las circunstancias que la llevaron a quien es hoy. A parte de la cuestión moral, no quiero hacer distinciones entre vender mi espalda o vender mis genitales. De hecho quien compra mi columna, mis músculos, o mis habilidades lo hace con el simple hecho de sacar un beneficio extra de ello, plusvalua, del que comparten conmigo sólo unas migajas. Pagar por un conjunto de estímulos a una persona desnuda és peor que gastarlo en los estímulos que nos ofrecen un videojuego, o una película?

La prostitución forma parte del Raval, está gravada en la piedra. De hecho está materialmente gravada, pues en los portales están las marcas de los tacones que repiqueteaban por el frío en invierno. Forma parte por ser un reducto donde las libertades individuales se podían ejercer. Si alguien de Sarrià decidía travestirse, podía hacerlo, però el contexto le obligaba a migrar a Ciutat Vella. Y esas libertades daban lugar a formas de cohesión y apoyo mutuo, como el actual presidente de la asociación de vecinos del Raval se niega a recordar, ya que si de pequeño, nunca le faltó comida, ni compañía fué gracias a las prostitutas. Lo podemos ver perfectamente en el film de Joaquim Jordà, un mundo que no concuerda con un juez y un fiscal educados en la moral, pero un mundo que existe gracias al soporte que se dan unos a otros.

Y al final el tema es sobre quien decide sobre lo que es lícito que pase en sus calles. La precariedad asentada en la relación entre el low cost del turismo y la guerrilla de la prostitución a la desesperada. La élite de congresos y hotel de 5 estrellas y el concejal de turno que mira a otro lado mientras otro vecino es expulsado. Los comerciantes pakistaníes que ofrecen toda la variedad de comida insalubre y enlatada que el capitalismo a generado en la otra punta del mundo, consumiedo petróleo, o sus versiones macro de capital europeo y subcontratación cieneurista, pero legal.

El modelo Barcelona quiere tender al modelo de lujo, pero la realidad se le impone. Y esas fotos, que no hubiera pasado nada si se hubieran quedado en el país, escandalizaron por el hecho de poder afectar al maná que sustenta el gobierno, el turismo. Y de aquí a detener a las putas, sólo era cuestión de sacrificar al chivo expiatorio con menos capacidad de quejarse.

Mientras, en el Palau de la música, Millet acababa de afanarse lo que podía, mientras toda la burguesía miraba a otro lado, ya que como dicen las propias noticias, todos tienen mucho que esconder. Y para ello, no había dispositivos especiales de los mossos d'esquadra, quienes para mi gusto, el repeto se lo ganarán cuando toda esta gente esté entre rejas. Ya que contra ellos no tienen agallas de enfrentarse, saben que puede peligrar su sueldo, y en cambio si detienen a las prostitutas hasta se ganarán una medalla.