diumenge, 4 d’agost de 2013

L'equació del preu de mercat. Les elèctriques a Espanya


Ara que el monopoli de l'energia més cara d'Europa (l'elèctrica a Espanya) fa veure com un monopoli pot imposar el preu "de mercat" sense cap oposició, jutge i part. És hora de replantejar-nos les armes dels pobres i com el seu ús ha estat criminalitzat amb arguments llunyans a la realitat.

Per armes dels pobres, em refereixo òbviament, al frau, a no pagar una part o tot el cabdal elèctric. Aquesta pràctica ens du a un pensament automatitzat: les persones que no paguen encareixen la factura elèctrica i la part que ells no paguen la paguem entre la resta.

Aquest axioma tan determinant porta inserida un munt de ideologia que no és evident però construeix la frase i la nostra manera d'entendre el món.


1.- el preu depen dels costos. 

Aquesta frase té 2 problemes molt concrets. Primer, que entenem per costos; i segon, el preu no depén dels costos. Una empresa com Endesa que sosté una directiva de salaris estratosfèrics, ... estem parlant d'un cost, o d'un benefici?

El preu es determina a partir de quin vol ser el guany obtingut per l'empresa, dins d'un mercat que ofereix unes possibilitats (oferta-demanda). Al ser un monopoli, la segona opció no té lloc com a estratègia de competència amb la resta d'empreses, però sí que hi ha una elasticitat marcada per quant està disposada la gent a pagar. Per tant el preu de l'energia depén de lo aceptable d'aquest.

El que no podem fer és concebre els sous de la directiva com un cost, una directiva tan excesivament abultada, en realitat encobreix un benefici que no està declarat, i que obviament també surt del preu que hi ha a la factura.

Si ho mirem des de la seva òptica a més veurem com aquest cuadres directius, la major part de les vegades ni tan sols tenen coneixements del sector (desconec si J.M. Aznar seria capaç de diferenciar entre 2 conceptes tan senzills com CA i CC) si no que són escollits a partir d'unes elits socials i familiars. Des d'aquesta òptica, l'empresa prova de mantenir contra més directius i amb més alts sous millors, ja que aquest fet ajuda a augmentar el seu poder com a classe social dominant.

Per tant, el que estem pagant en la factura és el cost de l'energia sumat al manteniment d'unes jerarquies aristòcrates. Com els impostos tenen un repartiment dels mateixos més o menys equitatius (les pensions és la factura més gran del nostre estat), és la forma de generar uns impostos que van directament al manteniment de les classes dominants, recordant al més pur estil feudal.

2.- classisme per se

En cap frase trobarem com hem assenyalat abans que el cost dels directius que soporta l'empresa és el problema del preu elevat de la llum, si de cas, d'una mala gestió. Però el mal concret de la nostra factura elevada és endèmic degut al petit frau acumulat. Hi ha un mecanisme inconscient marcat en el nostre imaginari col·lectiu que és que el fet de com es gestiona l'empresa no és cosa nostra.


La falàcia

En un món ideal on les persones treballen pel bé comú, i l'empresa escull la millor opció per a obtenir una relació favorable de costos-beneficis, obviament el frau aniria en perjudici de totes les persones. Però el problema és que no venim d'un món ideal i el frau es practica en totes les capes del procés. El problema és que tenim al mateix nivell el frau fet per una persona que té treballs inestables, viu en mig de la precarietat, ... i el frau esdevé l'estratègia de supervivència en un món on la sort (i la cuna) comença a influir molt més que no pas l'habilitat o la dedicació. I el frau de un directiu que desvia contractes a una empresa familiar amb grans comissions de pel mig.

Per tant si entenem el preu, com la dialèctica entre el que l'empresa vol aconseguir de benefici i el que la gent està disposada a pagar, el frau no entra en l'equació com a factor negatiu en el preu, si no que s'entén com a factor possitiu, més gent està dispossada a fer frau, més a de baixar el preu per tal d'aconseguir que la gent no torni a fer frau. (Excepte en comptades ocasions, el frau per se no és la opció generalitzada).

Preu = dialèctica entre el benefici esperat i la capacitat subejctiva de pagament, amb un límit real de la capacitat objectiva, i els costos reals, més la part proporcional de frau.

Tenim que en cas de que el frau pugi, puja el preu, però en caure la capacitat subjectiva de pagament, també baixa el preu.

En el cas de que el monopoli sigui omniscient, i a més degut a que és un servei públic obligatori (no és així però per a moltes coses sabem que si no s'està censat i amb l'alta de la llum i de l'aigua ens podem trobar amb moltes trabes), no hi ha cap forma directa de fer baixar el preu, que no sigui mitjançant el frau.


Formes indirectes (polítiques i organitzatives) de fer baixar el preu a llarg plaç.

Les cúpules directives d'aquestes empreses són grans coixins de nepotisme on col·locar familiars i desviar grans quantitats de beneficis que haurien de tributar com a tals com si fossin costos, sous, contractes, ... per tant la primera necessitat de demanda és la limitació dels sous de les cúpules directives i del nombre de directius en les empreses, car els seus sous, i el seu nombre són un frau difícilment demostrable, però un frau. Seguit de la transparència informativa sobre concessions, contractes, ... per tal de poder auditar si és necessari com s'adjudiquen els contractes i a qui.

L'altre, de caire organitzatiu és la de via cooperativista, començar des del consum a canviar tota la piràmide. Per això no entenem el fet de ser més racionals consumint, ja hem vist com ara la llei penalitzarà a qui menys consumeix, la racionalitat del consum és una bona opció global, però no pas de correlació de forces per tal de tenir un sistema elèctric amb un preu just. Per consum entenem les cooperatives de producció o consum, en aquest cas organitzades a partir d'empreses socials que abarquen els 2 punts ara mateix abarcables de l'esquema, la producció i la comercialització, i per això el cas més emblemàtic el tenim a Som Energia.

dilluns, 15 de juliol de 2013

De las llaves a las cerraduras. Quiero disponer de mi tiempo

La jornada de 8 horas la tenemos presente. Es un concepto que podemos manejar ya que la mayor parte de la población la cumple en su cotidiano, y estoy convencido de que es imposible que haya alguien que no conozca a nadie que la cumpla.

Esa jornada laboral tenía un doble objeto, tenía el objeto de minimizar los costes de la explotación sobre la clase obrera, pero también el de asegurar que las personas pudieran disponer de tiempo para mejorar la calidad de sus vidas. 8 horas de trabajo, 8 horas de descanso y 8 horas de libertad.

De una manera idílica alguien pensó que pagamos el precio de conservar el cuerpo con las 8 horas de sueño o descanso, y pagamos el precio de conservar la sociedad con 8 horas de trabajo; para poder disponer de 8 horas de tiempo diario para lo que nos plazca.

Ese ideal, obviamente, existe en un momento concreto en el que la clase trabajadora puede estar sufriendo (igual que hoy en otras partes del mundo) una extenuante jornada de 14 horas, tras la cual tiene pocas o ningunas ganas, ni espacio mental de poder pensar en crecer intelectualmente, mejorar, dedicarse al arte, ...

Hoy día ese caduco ideal no nos sirve por diversos motivos:

El primero de ellos es el de que en las sociedades occidentales no hay tanto trabajo, en parte porque se ha externalizado, en parte, porque de verdad, ya no hace falta trabajar tanto. Los índices de paro suben. Producimos, dicho a lo burro, más mano de obra de la que necesitamos. Por tanto, es una evidencia que no necesitamos 8 horas para dedicarnos al trabajo asalariado.

Seguido; el ideal de 8 horas en el que las que las personas invierten ese tiempo en mejorar la sociedad, crear manifestaciones artísticas, ... actualmente no es aquello a lo que las masas dedican su tiempo libre. El cual seguro que es mayor que en casi cualquier otra época reciente, y en cambio reina la percepción de que se dispone de menos que nunca, seguramente propiciada, porque la oferta de como gastarlo es mayor que nunca.

Y un último y al parecer complejo, que es el de que si no invertimos parte de nuestro tiempo en organizarnos no podemos generar estructuras que nos defiendan. Intentando explicarlo, no es posible que la clase trabajadora dependa de otras personas para defender sus intereses como clase (o como lo que sea) si no se organiza, si no da parte de su tiempo (y su dinero) a mantener estructuras que la defiendan de las clases dominantes. A no ser que quiera perder, incluso la propia victoria de la jornada de 8 horas.

Estos son un esbozo simplificado de aquellas cosas en las que hemos de pasar cada día por ellas, nos guste o no, dormir, trabajar, organizarnos, ... para poder dedicarnos a algo que nos guste.
Trabajar no es algo por lo que yo quiera luchar, pero obviamente las cosas y saberes que disfruto no nacen de la nada, y ese esfuerzo que muchas personas hacen, a mi me apetece compartirlo. Al igual que organizarme, me hastía, me aburre y me quita ese tiempo precioso del que me gusta disponer para lo que me plazca. Así se deja la caer la pregunta.

Que me gusta hacer, me gusta disfrutar mi tiempo? Tengo motivos para querer vivirlo? Entonces lo que no entiendo, lo que no comprendo es que reivindique y pelee por trabajar menos horas, por tener más tiempo para mi; y en cambio permita que en las organizaciones, decisiones sencillas, abarquen horas y horas de mi tiempo cansinamente.

El trabajo me roba mi tiempo, organizarme me roba mi tiempo, pero que no me lo roben además aquellas personas que van sin ir preparadas, ni con ganas de prepararse. Hablando por ejemplo, de cualquier cosa fuera de punto de orden del día, repitiéndose hasta la saciedad, boicoteando las decisiones, ...

Ya suficiente duro es organizarse, pero por favor, déjenme vivir, si una asamblea dura 90 minutos aún tengo tiempo para disfrutar de lo que me gusta, si se alarga sin fin, entonces, alguien está robando mi tiempo.

dimecres, 12 de juny de 2013

Cultura cívica

Aunque no pretenda llegar al significado de la cultura cívica a partir de la oferta cultural que ofrecen los centros cívicos. Obviamente el hecho genera que el concepto cívico se vea modificado por ello.

Lo que deriva que la cultura que aporta el ayuntamiento, (el ens público) a la ciudadanía; el conjunto de saberes que se desgranan de la norma, sean unos bastante concretos. Debido en gran medida también al hecho de que no hay mucha más oferta pública cultural que se preocupe por acercarse a la ciudadanía, exceptuando conciertos y otras actvidades más lúdicas.

Los centros cívicos gestionados por empresas privadas, se vuelven de facto, un mecanismo regulado por la oferta y la demanda de cursos. Sin preocuparse pués de cual es la oferta o de que modelo genera esa oferta, o a que modelo de oferta nos gustaría llegar. Los centros cívicos simplemente son el intermediario entre ofertantes y demandantes.

Tal y como suecede con la mayor parte de las cosas, la oferta y la demanda no existen por si mismas, si no que se circumscriven a un contexto determinado. Un contexto en el que el capitalismo prueba de socavar la confianza en las estructuras actuales del estado. Y el estado, en manos de grandes empresarios, es inútil como generador de otra manera de entender la cultura.

Es decir, talleres de ___terapia; algunas de ellas magufos, y otras directamente plataformas de pseudomedicinas que necesitan abrir mercado. Con esto no quiero decir que no sean útiles, lo que una cosa es aprovechar los beneficios que tiene para la salut la sociabilización a través de catalizadores como la risa o los olores, y otro es enfrentarlos veladamente en competencia a la sanidad pública.

Grandes dosis de multiculturalismo o como diría Manu Chao "mes-ti-za-je" en el que los elementos simbólicos de las élites económicas de diferentes paises son puestas para deleite de todos los públicos. De hecho hay otro paralelismo interesante ya que las actividades culturales lúdicas son extraidas de los comportamientos de la élite y en cambio las tostón tipo documentales o exposiciones, nos hablan de las clases populares.

Aspectos de la cultura más farragosos, o polémicos no entran en ellos. Bien porque sucumban al primer envite de la ley del capitalismo (aunque sea interesante no hay demanda y obviamente el centro cívico, no promociona  aquello que se considera importante, si no gestiona. Por tanto promociona aquello que da mayor rendimiento económico) o bien porque directamente la censura no permita tales devaneos.

Es curioso como el 15m, algo que ha generado cientos de materiales culturales en estos 2 años, no haya tenido casi proyección, por poner un tema muy sencillo de obtener material. O temas sacados de las ciencias, o de campos más intelectuales, tampoco encuentren su lugar en estos.

Si la gente demandara mierda, Leo Bassi tendría la agenda llena. Este modelo de gestión no se preocupa de la demanda, por tanto promociona al otro Leo (ese que hace fiestas en solidaridad con aquellos a los que luego roba, indirectamente, pero roba). Extraño es que aún no hayan puesto un plasma para ver los partidos de fútbol en los centros cívicos. Seguramente será porque últimamente es el único motivo que llena los bares.

diumenge, 31 de març de 2013

primavera de microrelatos. Mordiendo la lona de la indiganción


Despierto entre cartones, me asalta un atisbo de lucidez, mi pasado me azota, me golpea la cabeza como en aquella velada. No entiendo porque perdí. Cada día lo entiendo menos. Cada día tengo la cabeza más vacía de recuerdos, sólo éste me asalta. La indignación se apodera de mi.

Yo estaba en lo cierto, todos estaban conmigo, y en cambio mordí la lona y me dejó en mi actual estado. No había fisuras, el público estaba conmigo al 99% y yo llevaba el mejor estandarte y representaba al mejor candidato para ser el vencedor.

Me atormenta no poder entenderlo. Lo esencial estaba de mi parte. Ya se que llevaba desde mitades de los 80's casi sin entrenar. Ya se que hacía tiempo que las normas del combate habían cambiado y no me las había ni mirado hasta hace unos días y así muy por encima. Ya se que había abandonado la dieta y estaba compitiendo en una categoría superior a la mía sólo porque la grasa pesa. Pero en fin, sabía que era el mejor.

El público estaba de mi lado, yo era quien representaba sus sueños y aspiraciones, aunque jamás pagaron una cuota, ni me dieron más respaldo que unas palmaditas, discursos y lemas jocosos.

Mi contrincante en cambio. Había estado entrenando desde siempre, había pagado los mejores gimnasios, los mejores entrenadores, había presionado a la federación para cambiar muchas normas.

La indignación me cura de recordar. Ya mejor, mañana me levanto