dissabte, 9 de maig de 2009

Que marcha tiene mi Stalin

Hay 2 noticias que últimamente me han hecho recordar que la guerra fría ha acabado. Aunque no sea como lo vaticinaba Fukuyama, el fin de la historia se muestra más como un medio que como un fin. El próximo estreno de la obra Das Kapital en Broadway realizado con el asesoramiento,  de profesores de economía chinos, y el nuevo videojuego protagonizado por Stalin,  "Stalin vs Martians", (curioso que recientemente se haya estrenado una película llamada Monstruos vs alienígenas) hecho por una productora rusa. Y es que, precisamente ver a Stalin como icono de la guerra cultural de las superestructuras es como mínimo chocante, toda una desviación para los clásicos!

Para aquellos que no conozcáis "el muro de Berlín" (canción de Joaquín Sabina) creo que estaría bien que le echarais un repasillo

La crisis que nos acecha este año ha hecho crecer las ventas de El Capital, lo cual ha sido interpretado como un reflujo del comunismo aunque supongo que los más cínicos lo entendemos como el acto de desempolvar la biblia cuando crees que los republicanos pueden perder la guerra. Aunque de todo habrá.

Iconos marxistas encumbrados a lugares que hasta ahora no se tocaban. Stalin bailando en 3D en tu ordenador personal, Marx cantando en un teatro. Veo los tiros, pero no veo ni quien dispara, ni contra quien. Es la apuesta definitiva de convertir los símbolos más ideologizados en sensaciones de evasión y divertimento? Quiero decir, el próximo reto es un parque temático del comunismo? O, es un intento de influir a las masas a partir de iconos-instrumentos capitalistas (PC, Broadway) con iconos-personas comunistas? O quizás, la evolución y la reapropiación de un lenguaje que hasta ahora había quedado relegado a los marxistoides (gente con dinero que no quiere trabajar, pero que le va mucho llevar la etiqueta de ser de izquierdas) fruto de la ruptura generacional que han sufrido los dueños de las torres de marfil contra nuevas generaciones con 
inquietudes y revoluciones poliédricas?

Aunque esa pregunta sea curiosa y esté bien que nos la hagamos, es la típica pregunta de curiosidad intelectual detectivesca. Carballo no cambia el mundo, igual que Sherlock Holmes  sólo están preocupados por un nuevo reto que teorizar y una nueva medalla moral que colgarse, vo lo caul todo sea dicho de paso, mientras los cadáveres no se levanten, siempre tienen razón. La visión interesante es la de convertir el proyectil en teoría; posicionarse en el tablero y jugar mientras las bolas se siguen lanzando, ver si se puede coger alguna y proyectarla hacia donde crees que podrás hacer daño.

Así pués, un nuevo estímulo hacia la política de lo simbólico. La guerra jugada des de la distancia y la comodidad del sillón. Mientras para que esa guerra de lo simbólico se de, otra gente no juega, vive o muere. Aunque me ría mucho con ello, preferiría mirar a través de la cortina de humo de la superestructura y apuntar a los medios de producción. Pero está claro que sólo damos palos de ciego.

dissabte, 2 de maig de 2009

Nada nuevo bajo el sol. La fiebre porcina.

El segle XX segons McNeill va ser la primera vegada en la història en que els sers humans vam alterar els ecosistemes amb tanta intensitat, a tal escala i tan ràpidament que el va batejar "something's new under the sun" per contrastar la mesura dels canvis amb la resta de segles passats.

La grip porcina sembla que té els seus origens en la grip aviar, hi ha tota mena d'explicacions conspiratives però m'agrada molt més l'explicació científica dels fets que podeu trobar aquí. I a partir d'aquí repasant historiadors ambientals més clàssics, Alfred Crosby "el imperialismo ecológico" ja parlava de la mutació vírica que va produir l'establiment de les granjes animals a la vora de les comunitats al neolític, fa ni més ni menys que 10.000 anys. La plaga que va suscitar va ser el que va produir que els homes i les dones del vell continent que van sobreviure desenvolupessin uns anticossos que a l'altre cantó de l'Atlàntic (o Pacífic segons per on donis la volta) no s'havien desenvolupat. La pregunta que es feia Alfred Crosby era per què al continent Americà les poblacions no estabulaven el ramat, i en canvi a Euràsia sí. I tot i que no en parlaré en profunditat el mite aquesta forma de fer la trobem a la Bíblia: el pastor i el ramat. Mentre que els mites americans consideraven un sacrilegi tenir el ramat estabulat, tot i que a la ciutat de Tenochticlan tinguessin un zoo de persones.

I es així com l'arribada d'Hernan Cortés va fer sucumbir la ciutat més gran del món en aquells moments,Tenochticlan, que s'especula tenia un milió d'habitants, amb menys d'un miler de soldats, condensant en una població sense anticossos 10.000 anys de virus recombinats. I és així com ara a Mèxic li torna a caure la maledicció, 500 anys més tard coneix un nou còctel víric que pot acabar asolant la població.

Esdevé curiós com la norma dictada per la Bíblia, controlar el ramat, sigui la plaga de les plagues, molt més forta que les 10 que van asolar Egipte. Així déu ser com diuen Terry Pratchett y Neil Gaiman a Buenos Presagios, una broma que Déu ens va gastar y que els humans encara no hem entés. Ja que ara la norma bíblica ens torna a fuetejar, tot i que aquest cop alguns ja han aprés de l'error del passat, i els camps de proves es troben en les comunitats empobrides. Res de nou, si no fem un repàs a tots els conflictes mundials de la història en els que diferents afeccions o malaties han matat a la població que treballava en condicions infrahumanes, la més propera a Rio Tinto.

Potser doncs ara La Colilla d'Albert Pla s'encengui i el "jefazo Azteca" Monctezuma tingui la venjança que es mereix. Així us deixo amb la cançó:


divendres, 1 de maig de 2009

Homenaje al trabajo

El trabajo es un valor que ha ido a la baja en los últimos años. Los movimientos sociales han redactado un discurso que va a la par y de la mano de a lo que la mayor parte de la población aspira. Aunque lo aspire para sí y dentro de unos caminos concretos que sólo son posibles en una de cada cientos de miles de personas, por tanto irrealizables, un imaginario de ilusión cual advenentismo clásico o troskismo dicho de forma más contemporánea. O si no, realizables por aquellas personas que pasen por alto las reglas del juego, y luego borren las huellas. Ese discurso que se a permeabilizado de entre los más simples y naif y las pretensiones más cómodas: trabajar en lo que a uno gusta, o simplemente no trabajar.

Nota: entre los oficios que a la gente gusta no se encuentran los siguientes. Agricultor, barrendero, minero, transportista, recolector, trabajador en una cadena de montaje, ... vamos ninguno de los relacionados con el sector primario ni secundario, todo y que a nivel mundial el 90% de las personas trabajan en ello o si no los occidentales simplemente nos extinguiríamos. Recordemos el slogan de Barcelona de gente guay que hace cosas guay.

Como la moda se supone del hecho de imitar a los ricos en su vestimenta, la concepción del trabajo se basa en imitar a esos mismos personajillos. Aunque supongo que nuestros vecinos del blog de Repronto diferirán y colocarían como motor de cambio el no parecerse en nada al pringado que curra tantas horas como su reloj, ya que los yonkis mediáticos tampoco curran (supongo que los primeros definirán los fines a los que no parecerse y los segundos los medios) y razón no les faltará.

Así convivimos entre 2 discursos opuestos violentamente pero aceptados de forma simultánea. Quien es pobre y decide no trabajar es un vago, y quien es rico y decide no trabajar, sumamente inteligente. Odiamos al pobre que no trabaja pero defendemos al rico que tampoco lo hace. Así nos odiamos a nosotros mismos por no ser lo que queremos ser. Y acabamos odiando al trabajo, aunque odiemos a quien tenga el morro de no trabajar.

Si uno de los puntales anticapitalistas fue la clase obrera, y por tanto el trabajo. Está claro de donde viene el discurso. Si se suprime el trabajo como un lugar de reunión y de convivencia y se convierte en un nido de frustraciones los trabajadores no se articularán ni crearán herramientas de lucha colectiva hasta que asuman el primer paso, que tal como está la cosa es que són unos pringaos, y que sus compañeros de trabajo también son unos pringaos aunque digan codearse con tal o cual primo lejano que amasa fortunas con el timo de la estampita que corone cada temporada (el más reciente la compra-venta de pisos). Y cuando vislumbren las correas que les atan, quizás sean capaces de darle una coz a quien les sostiene la zanahoria, lo cual no podrán hacer mientras no cooperen y trabajen unidos ya que nadie se puede ver la nuca (saw II). Pero como ya dijimos lo más difícil es aceptar que se es un burro persiguiendo una zanahoria que no alcanzamos, y que tomar conciencia de ello no es algo individual si no colectivo. No hay burro, más burro que el que no es capaz de ver más allá de si mismo.

Supongo que aquí encontraremos una razón por la cúal nadie canta La Internacional, ("No más deberes sin derechos, ningún derecho sin deber") mucho más que por que sea un himno del comunismo estalinista, ya que una de las primeras cosas que hizo Stalin fué la de canviar el himno obrero de la URSS por otro que encumbrase su figura al más puro estilo de los "padrecitos", Zares de Rusia.

Es así como nos volvemos uraños y desconfiados albergando en nuestro interior la verdad que nadie más conoce y la guardamos celosamente esperando el momento en el que alguien baje la guardia para apropiarnos de su zanahoria. Y es que si llegas a la época de las ERE's y has masacrado a tus compañeros en el juego del miedo, por miedo a quedar rezagado no tendrás suficiente sangre en las venas para juntos llegar a abrir la puerta que os deje salir de la trampa (saw V). Y ese es el miedo del que para mi nos habla Miscelania Superior en su recientemente estrenado corto: Miedo.

Así concluyo con una dignificación del trabajo como forma de dar a los seres queridos y a mis iguales aquello que poseo, que es a mi mismo (un niño pequeño ofrece sus eces a su madre, ya que no tiene nada más con que agradecerle, pues sí el trabajo es una mierda, pero soy pobre y no tengo nada más). Y como las relaciones mundiales son muy complejas y por mucho que este blog pueda ser accesible a todo el mundo, la realidad es que no lo es (y tampoco creo que pueda hacer mucho por nadie). Por tanto mi trabajo es mi forma de devolver un poco de ese mucho que me dan el resto que como yo están persiguiendo una zanahoria a la que no llegan, y aunque sepa que el mismo que sostiene el palo es el que intermedia mi gesto de compañerismo conviertiéndolo en un valor del que aprovecharse en beneficio propio, prefiero la experiencia colectiva de ser un burro más a la perfecta sublimación de un super yo ficticio.

Así pués VIVA LA HUELGA, y VIVA EL TRABAJO.

-------------
Y por si no quedaba claro, aquí os dejo el vídeo de la temporada de APM