dimarts, 3 de novembre de 2009

Frontera sur. Los piratas somalies

Vídeo

A bombo y platillo el secuestro del Alakrana nos deja entrever todo un mar tóxico con el que tenemos que acabar, otra cara del terrorismo, la piratería.

I es que por mucho que los artículos de opinión (1) (2) (3) (4) nos den otras opciones a la de erradicar a "los malos", los artículos más extensos y aquellos que no aparecen en la sección de sastre "sociedad", nos llevan a un argumento de acción reacción como muestra una curradísima animación de los escarceos somalies. Y está claro, todo junto al otro gran pánico que nuestros amados adinerados europeos puedan ir a donde quieran y nos les pase nada.

Al final todo ha acabado con el desenlace que se buscaba. Otra gran estrategia de generar las condiciones de alarma para ofrecer la ayuda milagrosa. A saber, más armas, más militares y más explotación. Y es que esto de Somalia no está aislado de contexto. El cierre de fronteras de Europa para evitar la migración, y poder controlar mejor los estados africanos y sus recursos ya lleva mucho tiempo llevando barcos militares a costas del Atlántico y conviertiendo a la guardia civil en pionera de sistemas de control de fronteras.

Y es que a microescala podemos ver que al fin y al cabo eso es lo que se está pidiendo a gritos. La asociación de vecinos por un barri digne hizo en el último pleno de distito de Ciutat Vella un alarde de racismo como hacía tiempo no llegaba a mis oidos (a la par que se declaraban de izquierdas, soltaban improperios de la talla de "no se de donde sale tanto negro", o "hay que echarlos de aquí").

A saber, los europeos tenemos derecho a ir allí y saquear sus costas, quitarles sus riquezas, hacer turismo en sus zonas, pero ellos en ningún momento pueden venir aquí, que hace feo, o como dice Repronto en su último capítulo ni oirlos, ni verlos, ni tocarlos.

Suerte que SOS Racismo, hasta nos ha dado una alegría con su último comunicado.Enllaç