diumenge, 9 d’agost de 2009

Vendo la combinación de números premiada para el próximo sorteo

El secreto.

Pasen y vean como el timo de la estampita sigue funcionando hoy día. De los libros de autoayuda a la metafísica con fórmula newtoniana (ley de atracción) incluida, aderezado con una cámara fija, santones alopécicos, y millonarios que te dicen: "como mola mi mansión, tu también puedes tener una". Esperemos que este tipo de invasiones no se den frecuentemente, hasta ahora sólo se daban a las 3:00 am bajo el epígrafe de teletienda.

Es curioso como la derecha se suele imbuir del lenguaje revolucionario pro-populista cuando le conviene, y afirmar con severidad que dicho "secreto" ha estado oculto por una gran masa de personas y ellos están aquí para desvelártelo, para regalártelo: "puedes conseguir lo que te propongas con sólo pensarlo, ya que al pensar algo lo atraes". Es la misma temática que algunos best-seller literarios como El ocho y otros más esperpénticos como Quien se ha llevado mi queso, todos escritos por insignes economistas de derechas (curiosamente).

Así la receta que nos propone para acabar con el hambre, las guerras, la desigualdad y el sufrimiento, no es hacer algo por ello, si no olvidarlo; ya que en el momento que pensamos en ello lo hacemos más grande. La mejor es la explicación de este vídeo: "si vas por un callejón oscuro y piensas que a ti no te va a pasar nada, no te pasará, le pasará a otro". Ya se sabe que de todo se aprovechan las sectas.

Aunque el mismo principio se puede aplicar de otra forma, a mi entender, más constructiva. El refranero popular no está muy alejado de este "secreto" tan oculto: "que piensen bien o que piensen mal, pero que piensen".

Y es aquí dónde vemos la testarudez de los movimientos sociales, por ejemplo. Para hacer una universidad libre no hace falta pasarse el día pensando en la policía. Se tiene la manía de pensar en la polícia más que en ninguna otra cosa. Si pensamos mucho en ello, actuamos en consecuencia, (aunque según nuestros contertulios automáticamente se amplian las plazas a mosso d'escuadra) y los carteles que producimos siempre hacen referencia a la policía, y por tanto a quien le interese una universidad libre y no la polícia, pues no vendrá. No hay nada de metafísico en ello, es sólo publicitario.

En lenguaje no existe la resta. En matemáticas 1 - 1 = 0. En lenguaje 1 - 1 es decir algo 2 veces.

1 comentari:

glamboy69 ha dit...

Gràcies pels teus coments!
I al teu posts tan sols hi afegiria una quans aplaudiments cap al racionalisme científic! Mort a les conspiranoies secretes!